5. Testeo

El testeo de los productos tipográficos es indispensable.

El dogma580 define que la etapa previa a la distribución y comercialización de productos tipográficos sea el testeo de los mismos en las situaciones reales para los que fueron concebidos.

El tipógrafo debe sugerir (y orientar su diseño) en función de determinados usos tecnológicos, diseñando así tipografías para determinado tipo de pantallas o sistemas de impresión; también debe proponer –nunca de manera excluyente– determinados usos comunicativos específicos; todo ello atendiendo el contexto cultural y sin erosionar el campo de práctica del diseñador gráfico. Éste –el diseñador gráfico– es quien tiene las capacidades para determinar el mejor uso de una tipografía en función de la adaptación de esta a sus objetivos, tecnologías y estrategias de comunicación.
(modificado en revisión 2, enero 2019).

El tipógrafo debe incorporar el testeo de los productos en la situación técnica para la que fueron concebidos; el testeo supone un compromiso con aquellos diseñadores que confiarán en las prestaciones técnicas de los productos tipográficos presentados. 
(modificado en revisión 2, enero 2019).